0.1 Sr. Presidente
PRESENTACIÓN

Covadonga es una palabra viva y activa, con ser vieja de siglos, decía el asturiano Ramón Pérezde Ayala en el año 1918. Viva y activa, añadiríamos, porque el paso de los siglos la fue colmando, haciéndola vieja, sabia y repleta de significados para Asturias. Covadonga es especial por su resonancia histórica; el primer movimiento victorioso de insurrección contra la invasión musulmana tuvo lugar en estos montes, acaudillado por Pelayo; esta montaña fue testigo del nacimiento del Reino de Asturias que, siglos más tarde, pasaría a formar parte de la Corona castellana; aquí al lado estuvo, en la vecina Cangas de Onís, la primera capital de aquel joven reino asturiano durante más de medio siglo; a estos montes y esta cueva nos remiten la historia y la leyenda, el mito y la piedad; son, para la mayoría de los asturianos y asturianas, el punto de referencia esencial y definitivo en torno al que se tejen nuestros más firmes sentimientos asturianos. Es, también, un lugar de culto y devoción; desde aquellas primitivas comunidades cristianas hasta la actualidad, el sitio de Covadonga conoció a lo largo de los siglos muy distintos avatares, épocas de olvido o de apoyo real, incendios, proyectos y obras. Pero fue siempre un lugar de piedad popular a cuya difusión contribuyó, sin lugar a dudas, la emigración asturiana, aquellos hombres y mujeres que lejos de su tierra se agruparon en torno a revistas y periódicos, asociaciones y centros asturianos, al recuerdo y la añoranza; que escribieron cientos de cantares en losque expresaban, a la vez, el sentimiento religioso y patriótico:
¡Adiós, Virgen de Cuadonga!
¿Cuándo te volveré a ver?
Yo me voy para La Habana
Con intención de volver.
Y a todo ello suma Covadonga su naturaleza espléndida, el alto cerco de montañas que cierra el valle, la gruta con la cascada en el marco del que fuera el primer parque nacional de España, aquel Parque de la Montaña de Covadonga creado en 1918 que fue el origen de Picos de Europa, Reserva Mundial de laBiosfera en la actualidad. Todo ello hace de este Real Sitio un lugar cargado de connotaciones, un territorio evocador en el que nos sentimos representados como pueblo; Covadonga generó riquísimas manifestaciones culturales y de la música a la pintura, de la escultura a la poesía, todas las artes han encontrado inspiración en estas cumbres. Covadonga es hoy uno de los lugares más representativosy queridos de Asturias, hasta el punto de que se hace necesario racionalizar los sistemas de acceso,ordenar los flujos de visitantes y, en definitiva, armonizar ese atractivo con la preservación del propio espacio natural.
Durante buena parte del siglo xx, la revista Covadongaahondó en el significado religioso e histórico del lugar. En este nuevo siglo, la asociación Foro Covadonga tiene el acierto de recuperar el nombre de la desaparecida revista y de abrir otra vez un ámbito de estudio, de conocimiento y reflexión sobre el Real Sitio, sobre su pasado y su potencial futuro. Un empeño necesario y ambicioso, porque pensar en Covadonga es pensar, en cierta manera, en la historia de Asturias y en el germen de nuestra identidadasturiana.
D. Vicente A. Álvarez Areces.
Presidente del Principado de Asturias.